28/3/11

The Kids Are All Right

Mujeres y mentiras
Película menor, muy menor, que viene de estar nominada al Óscar a la Mejor Película y de ganar el Globo de Oro a la Mejor Comedia o Musical. Lo primero es bastante cuestionable, y lo segundo, un auténtico disparate, no sólo por lo limitado de la propuesta, sino porque la película es un drama (se ve que en la categoría de drama era imposible colarle algún premio…). Lo que se cuenta en la película solamente puede ser autobiográfico, en particular el adulterio, que con esos mimbres sería directamente imperdonable. Así que busco en la Wikipedia acerca de la, para mí desconocida, directora, que, como no, es lesbiana y tiene un hijo de un donante de semen. Lo del adulterio no lo cuenta la Wikipedia, pero que Cholodenko construye su álter ego con Annette Bening en la cinta es casi seguro.

Hollywood ya había abierto las puertas a los homosexuales con Philadelphia, pero, definitivamente, con Brokeback Mountain, todo un peliculón que se quedó inmerecidamente sin el Óscar. Faltaba hacerle justicia al amor entre mujeres, igual que en los últimos años se ha venido intentando contentar a todo el mundo y en general a las minorías, con óscars de color, oscars latinos, películas de todas las latitudes, en fin, etc etc. Ya se sabe que el mercado manda.

The Kids Are All Right, aunque pueda parecer lo contrario al leer estas líneas, no es, ni mucho menos, una mala película. Los actores son realmente excelentes, en particular Julianne Moore, quien sigue demostrando ser, seguramente, la mejor actriz de la actualidad. Es una historia original, es cierto que abre caminos hacia el respeto y la igualdad, pero también resulta un poco aburrida. Los personajes secundarios, incluídos los chavales, aparecen y desaparecen, y el ritmo presenta serias lagunas. El personaje de Mark Ruffalo, por otra parte, no solamente está mal construido (¿tal vez una mujer con relaciones sólo con mujeres sabe muy poco acerca de los hombres?) sino que se presenta claramente perdedor, quizá con saña, como si en realidad su presencia molestara en una cinta de chicas peleonas que trata de demostrar que sí, que el matrimonio homosexual es posible, que una pareja del mismo sexo es capaz de cuidar niños, y que es bueno que lo veamos en el cine y que se gane algún premio que otro. El que quiera cine de verdad, ya sabe, los clásicos de Woody Allen, que eso sí que son comedias de premio y que nos enseñan que el amor (y el desamor) es universal, sea del sexo que sea.

Lo mejor: la pareja de actrices protagonista.
Lo peor: pues que, para los que tenemos asumido este tipo de relaciones, pues la verdad es que la historia, ni fú ni fá.


En fin, para los tiempos que corren, tampoco se le puede pedir mucho más...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...