24/11/09

Tronak el Kárbaro

Superlópez: La Gran Superproducción
I.
La lista de películas inspiradas en un cómic es interminable: empezando por Conan, Dick Tracy, Spirit o Corto Maltés, por citar a los clásicos, y siguiendo por toda la tropa de superhéroes de Marvel y DC, con Batman, Superman, Spiderman, X-men y demás tipos con mallas de colores. También películas más serias, como Camino a la Perdición, Persépolis o From Hell, tienen su origen en la novela gráfica. El caso contrario es más raro. Normalmente, una película es adaptada al cómic a raíz de su éxito, caso de Aliens, Indiana Jones, Star Wars, etc, etc. Todo este rollo sirve de introducción indocumentada para hablar de una de mis obsesiones desde mi época juvenil (quizá no tan marcada como los zapatos de tacón de aguja o masticar chicle con la boca abierta, pero de igual o mayor impacto). Esa obsesión no es otra, agarraos a la silla, que ese tebeo que me compré por 190 pesetas de las de entonces, que se llamaba La Gran Superproducción, y en el que SuperLópez, metido a director de cine, guionista, montador y lo que le echen, emulaba las aventuras de Conan con un sucedáneo llamado Tronak, el Kárbaro.



2.
Superlópez nace en los ochenta de la mano de Jan, un dibujante que ha perdido fuerza con los años, pero que ahí sigue, incombustible como Ibáñez. Con el tiempo las viñetas se han hecho más grandes y las historias más flojas, aunque el estilo de la manga arrugada y el movimiento tan expresivo que imprime a las escenas no ha cambiado. Superlópez es una parodia calcada al milímetro de Clark Kent y Supermán, y los nueve primeros albumes son de compra obligada para amantes del tebeo cómico hispánico (por cierto que oí el otro día que se rueda una película sobre Vázquez, el gamberro creador de Anacleto y las Hermanas Gilda). Jan parodia la historia de Supermán en el primer número, para después seguir con el Supergrupo (una versión hilarante de Los Vengadores, Capitán Hispania de por medio) y pasar luego a la adaptación de El Señor de los Anillos (con el nombre de El Señor de los Chupetes) o a la parodia de los dioses griegos, aztecas e hindúes en La Caja de Pandora. Este número 8 remata con esta última página mítica, que escaneo como homenaje a Jan y para que os lo compréis (que yo no sé si la colección Olé sigue existiendo, pero en SuperHumor lo tienen seguro). Qué barbaridad, que manera de soslayar un mensaje ateo y antibelicista en un tebeo para niños. Por eso los de nuestra generación hemos salido tan majos y tan listos (¿?).


3.
La Gran Superproducción no tiene desperdicio. Lleno de referencias al mundo del cine, casi sin querer se nos cuenta el proceso de producción de un film, que estará lleno de problemas y chapuzas por ahorrarse dos duros. Todos los personajes son divertidísimos, empezando por un Brut Kanlaster nonagenario o el niño-macarra Marcelino Vinopán, pasando por Cecilio Bemille, que prostituye su arte rodando Tronak para poder filmar su "Macbeth visto por detrás". El montaje final es divertidísimo, e incluye un demoledor ataque contra los festivales y los críticos de cine, pero siempre entre risas.



Pese a la mezcla extraña que propone el tebeo, pasearse por sus páginas asegura un buen rato, y lo mejor es que puede uno volver a leérselo para descubrir nuevos detalles. He aquí un cómic que supera a muchas comedias y películas que ya quisieran ser igual de divertidas; en todo caso, si hay un arte parecido al cine, ése es la mezcla entre imagen y narrativa que ofrecen los cómic. Superlópez nos demuestra que la idea y el trabajo bien hecho es lo importante, y que el vehículo de expresión da igual, que da igual que la película esté hecha por ordenador, en 3D, con actores guapos, con vestuario deslumbrante, porque lo importante es qué se cuenta, y cómo se cuenta. El talento al fin. Yo no me canso de decirlo, por si acaso a base de gritarlo los productores empiezan a invertir en lo que de verdad vale la pena. Mientras tanto, os dejo unas viñetas de La Gran Superproducción, que internet está flojo de Jan, y éso no puede ser.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...