20/10/09

De cómo la realidad supera a la ficción

Blade Runner ( Parte II ) - Cómo se hizo
A la sexta va la vencida, o éso debe pensar Ridley Scott, porque la última (hasta el momento) versión de la película se subtitula "El Montaje Definitivo", como si en esta vida pudiera haber algo definitivo aparte de la muerte y las trompetas del Apocalipsis (y si eres católico, ni éso). Vuelvo a ver este enésimo montaje y no encuentro grandes diferencias. El DVD, delator inmisericorde, incluye además el "final comercial", demostrando que, después de más de 25 años, todavía no tenemos muy claro con que final quedarnos. A mí, que soy lector macho como diría Cortázar, me da absolutamente igual que termine así o de la otra manera (o en una lancha motora con Jack Lemmon confesando que es un hombre), porque una película dura dos horas y si la faena se remata correctamente nos vale (desconfíe, joven lector, de esas cintas con finales de giro inesperado, en los que sólo la sorpresa final les da sentido: son por lo general huecas y no soportarán una segunda visita). Además de esta ambivalencia en la conclusión, el DVD incluye un Cómo se Hizo de unas 6 horas que es casi más interesante que la película. Me debato entre desvelar algunos datos o no: a fin de cuentas, sería como destripar el argumento, y este documental merece la pena verse. Un rodaje lleno de actores "llenos de personalidad" (Sean Young y Rutger Hauer como aperitivo), con cambios de guionista, de productora, recortes de metraje y presupuesto, muertes inesperadas y en general mal rollo después de rodar semanas y semanas de noche y con lluvia artificial. Por encima de los rodajes fríos y perfectos en fechas, presupuesto y respetando 100% el guión, de los que presumen ciertos directores, algunas obras maestras tienen por contra rodajes costosos, improvisaciones, añadidos y sustituciones de última hora. Tal vez sea éso lo que las hace estar vivas.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...