25/9/09

Cumplimos un mes

Hasta que llegue su hora
Por fin es viernes por la tarde, y llega el momento de soltar sandeces y majaderías, como si ya no hubiera soltado bastantes durante la semana. Estos días comienza un período de vacaciones forzosas (me reclama la Europa del Este, en plan James Bond); pero volveré. No os diré "no lloréis", dijo Gandalf, pues no todas las lágrimas son amargas (ésta frase, y el Balrog, lo mejor de las diez horas de película). Por cierto que se cumple un mes desde que inauguré mi blog. He dedicado unos minutos a hacer recuento de lo que ha dado de sí esta andadura canallesca pero voluntariosa: 24 entradas, 7 seguidores y 4 comentarios. Bueno, no hay que desesperar. En otro orden de cosas, me siento mucho más en forma, enfocado, satisfecho, y hasta más guapo y todo. Me pregunto dónde estaré dentro de un año. Si seguirá existiendo Tururucine, o ya estaré aburrido. Quién sabe. Me recuerda mi blog a Hasta que Llegó su Hora, a ese trío de malandrines que espera en el desierto a que llegue el tren. Las gabardinas larguísimas, el calor. Este blog es un personaje más aguardando ese destino en silencio, con paciencia infinita. Una gota perpetua salpica su sombrero calado, y de fondo se escucha un molinete que chirría despacio, y una mosca juguetea insistente alrededor de su cara. Mi pobre blog. Cuando el tren se vaya, cuando Charles Bronson llegue a la estación y deje de escucharse la armónica, un sonido corto y profundo como un disparo será ya lo único que le separe de la nada.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...