30/4/12

Redención




La cruda realidad
Dicen que es mucho más fácil hacer drama que comedia. Hacer llorar es más fácil que hacer reír, no hay duda. La risa dura poco –la carcajada unos segundos- pero el drama, la tristeza, cala siempre mucho más hondo y sin ningún esfuerzo. Digo yo que será porque todos tenemos nuestras penas, y porque el espíritu se sabe perecedero. Aclaro: que vivimos con miedo, asustados ante las desgracias que han de llegar sin duda, tarde o temprano. Con lo cual, el drama nos despierta esos miedos que solemos tapar para sobrevivir, y parece que toca más adentro; mientras que la comedia, por otra parte, no es más que esa tapadera que disfraza el temor y la angustia de una existencia sin sentido, y ha de ser muy buen disfraz para que funcione. Aplicado al mundo del cine, Bergman es un filósofo y Billy Wilder un comediante. Ahí lo dejo.

Redención recoge un Londres cotidiano, miserable, lleno de borrachos, maltratadores, vagabundos, personajes en definitiva desgraciados y tristes como las mismas barriadas sucias y anónimas en las que malviven. El director apenas tiene que esforzarse para sacar adelante una historia terrible con personajes llorosos pero interesantes. La redención de este Tiranosaurio llega tarde y mal, y nos resulta insuficiente. Sus aventuras, arropadas por algunos buenos actores, dan poco margen para el descanso. Seguramente sean ese dramatismo sin esperanza y su violencia explícita la peor traba de la película, que, en manos de un director más talentoso (Takeshi Kitano, por ejemplo) hubiera conseguido un mejor equilibrio, y, sobre todo, jerarquizar –necesariamente- los personajes y las circunstancias. Una película que, pese a sus virtudes, no recomendamos: seguramente sea mejor mirar hacia otro lado ante estas miserias cotidianas. Si ya por dentro llevamos un alma sufriente, no echemos más leña al fuego.

Lo mejor: los actores.
Lo peor: su exacerbado dramatismo, y la recreación en la violencia de sus escenas.



Por cierto, la traducción al español del original Tyrannosaur no podría ser más desafortunada...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...